Blogia
Quiriquiresnaveganeltuy

Reencuentro con el TUY IV

Reencuentro con el TUY IV

A las diez todo listo, a esa hora se escuchaba el resonar de la música llanera contrapunteo (debió ser música tuyera), felicitaciones, entrevistas con los medios de comunicación, fotografías con familiares amigos, llamadas telefónicas, transmisiones y  hasta autógrafos ,  a pesar de la alegría en la estación de  bomberos, de Ocumare del Tuy, mucho rostros llenos de angustias, por variadas situaciones del momento, pero todos por una causa común cuando partiría la expedición?.... mas tarde o al otro día; seguía la espera por la majestuosidad   del RIO TUY; en fin era el gran protagonista de esta arriesgada aventura.

 

Unos en la estación otros a  orilla del río, observando todo lo que este traía aguas abajo consigo, gran cantidad de árboles, muchísima basura, hasta partes de nevera, cocinas los mas variados artefactos vimos desfilar, como si se tratara de una tienda de artículos para el hogar, que tristeza o mejor dicho que vergüenza. Mientras Hernán Canelo, Jefe de la expedición, habla con el Teniente Ollarves Coordinador de la expedición por los Bomberos, a objeto de establecer una hora determinada para la espera, y decidir definitivamente que hacer, la hora que se fijo fue las doce del mediodía; seria el momento decisivo, buen signo ya a las 11.20 las aguas del Tuy habían descendido considerablemente, sin embargo había que esperar por seguridad; y tal como se había dicho desde tempranas horas, esta expedición era de investigación y diagnostico. Por lo tanto debíamos esperar  las instrucciones de los bomberos, en aras de resguardar la vida de cada uno de nosotros los integrantes de la expedición.

 

Cuando ya los nervios, la angustia estaban al borde, comentarios, incertidumbre, rumores, temores, se acercaba la hora tope, cada vez las aguas estaban mas calmadas, no del todo y había noticias que estaba lloviendo en el sur de Aragua lo que constituía un riesgo latente de crecida en el Tuy, cada minuto que pasaba parecía eterno, esperando oír la orden de partir……

 

Al fin el Teniente Ollarves, dio orden de preparar la partida .Bueno aquí no seria objetiva por que se lo que yo sentí alegría, tranquilidad  que no se hubiese cancelado la expedición por ese día, pero también  sentí miedo ya no había retorno estábamos con un pie en el bote, mas allá del miedo estaba alcanzar la meta y lograr los objetivos, y eso lo vi dibujado en los rostros de cada uno de mis compañeros..

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres